lunes, 1 de marzo de 2021

La dirección no responde, la plantilla sí.

 El pasado jueves 25 se ha celebrado la reunión de la comisión de Formación solicitada el 20 enero. A ella solo han acudido dos personas por parte de la dirección, el coordinador de Personas y Talento, Sr. Domínguez y la gestora de Talento, Sra. Gaztelu. Son sorprendentes las ausencias pues la mayor parte de los temas a tratar tenían que ver con Producción y con los acuerdos firmados por la dirección en julio de 2019 y enero de 2020.

La falta de representación se hace más grave cuando lo que nos vienen a trasladar en la reunión es que no van a cumplir con ninguno de los puntos fundamentales recogidos en los acuerdos alcanzados en esas fechas. Es decir: no se va a crear la formación Dual; ni formar a las 33 personas acordadas; tampoco contratarán a las personas que se están formando actualmente, de hecho, ni siquiera las terminarán de formar; cuando acaben sus contratos las personas del primer curso, se le incluirá en una bolsa, que no explican cómo funciona; tampoco se desarrollará el acuerdo para cubrir las ausencias de más de 10 días en jornada ordinaria, etc. 

La dirección tiene que saber que incumpliendo su palabra constantemente socava de forma irreparable la relación laboral. Una vez perdida la confianza, ¿qué nuevos acuerdos se pueden alcanzar con esas personas? Qué nos asegura que van a cumplir sus compromisos de seguridad, por ejemplo. Con qué autoridad nos pueden exigir que cumplamos con nuestras responsabilidades. Es un abuso inaceptable. 

Hasta la fecha la plantilla está demostrando una actitud responsable, a la altura de las circunstancias. Sin embargo, desde la dirección solo se piden esfuerzos a una parte, mientras se envían mensajes contradictorios. Amenaza con un ERTE el 9 de febrero, generando incertidumbre, y no hemos vuelto a tener noticias. ¿Se puede trabajar con seguridad sin saber si la semana siguiente se estará en el paro? Esta debe de ser la relación laboral que pretenden. Al final no es nada nuevo, sus pérdidas las llaman crisis y quieren que las paguemos las de abajo. 

Ante esta situación debemos actuar. No podemos esperar que la solución venga de quienes están llevando la empresa a esta decadencia, en la que nada funciona y no se respeta la palabra ni los acuerdos. No vale solo con judicializar el tema, que es el campo en el que mejor juegan, hay que poner en tela de juicio su impunidad, protestando con todas las herramientas. Es necesaria la implicación de todos y todas. Nuestro futuro está en juego. 

miércoles, 11 de noviembre de 2020

El comité de empresa de Petronor se encierra en la refinería para exigir la aplicación del convenio y el respeto de los acuerdos.

 

La dirección, en vez consensuar con el comité medidas que reduzcan la presencia de la plantilla en la refinería para evitar posibilidades de contagio, toma decisiones unilaterales que lo único que hacen es perjudicar a la plantilla. 


El pasado jueves, la dirección de Petronor comunicó la suspensión del servicio de comedor para el colectivo de personas que continúan trabajando en jornada ordinaria (de 8 a 17). A cambio ofrece un bocadillo, que se comerá en las mismas instalaciones del comedor. Sin embargo, para el colectivo que trabaja a 12 horas en la parada, prevista hasta final de diciembre, mantiene el servicio de comidas calientes. Esto provoca, entre otras cosas, que en la misma instalación haya personas comiendo el menú que se sirve habitualmente, mientras a otras solo se les ofrece un bocadillo como comida principal del día. Además, debido a esta absurda decisión, a la plantilla de la empresa que realiza este servicio se les ha aplicado un ERTE por fuerza mayor. 

El pasado lunes se realizó una asamblea en el exterior de la refinería, ya que la dirección denegó el permiso para realizarla en el interior. En esta asamblea se consensuó iniciar un encierro del comité de empresa en las instalaciones de Petronor, para denunciar la situación y exigir a la dirección que llegue a acuerdos en las materias que debe de tratar con la representación de la parte social. Asimismo, ayer y hoy se han realizado plantones solidarios en la entrada del comedor para informar de la discriminación e incumplimientos de la dirección al tomar estas medidas. 

Desde el comité de empresa, se lleva semanas insistiendo a la dirección en la necesidad de facilitar el teletrabajo a todas las personas que se acogieron a esta modalidad durante la primera ola de esta pandemia que estamos sufriendo, con el fin de reducir el personal en refinería. Asimismo, para el personal con trabajo presencial se propone por parte del Comité, un horario intensivo en el que se ajusten las carencias que se pueden producir por el cambio de jornada. Sin embargo, la dirección lejos de llegar a acuerdos impone medidas que incumplen los acuerdos recogidos en el convenio. 

Esta situación no es nueva, pues el comité lleva meses realizando concentraciones frente a las oficinas generales para denunciar la falta de respeto a los acuerdos alcanzados tras las movilizaciones realizadas en enero de 2020. En este sentido, se están dando carencias en la contratación comprometida, con la consecuencia de no poder alcanzar los grados de conciliación previstos. Lo cual significa un aumento desproporcionado de las horas extraordinarias, que se acercan a los hitos históricos sufridos en los años 2018 y 2019.


Comité de Empresa                                                                      Muskiz 11 de noviembre de 2020

jueves, 13 de febrero de 2020

Las kellys de Petronor



En la refinería no hay camareras de piso luchando por la mejora de sus condiciones de trabajo, pero en el sector de limpieza, de seguir como vamos, habrá que hacer algo antes de llegar a los niveles de explotación que ha sufrido este colectivo. Aunque sean realidades muy diferentes, si lo miramos de cerca hay más similitudes de las que parece a primera vista.

En 2012, la empresa Limpiezas Villar firma un contrato con Petronor por debajo del coste de servicio, pues en otro caso la principal prescindiría de sus servicios. La otra cara de esta situación es la reducción de cinco personas para realizar el mismo trabajo.

Entonces desde el Comité de empresa se negocia una propuesta de auto reducción de derechos, para subsanar la problemática de la empresa, que pasa por amortizar el puesto de una jubilación prevista; asumir las horas sindicales repartiendo el trabajo de las ausencias entre compañeras; asimismo las bajas y permisos inferiores a diez días no se cubrirán por la empresa; en algunos puestos se cubren solamente el 50% de las vacaciones. 

Hoy en día Limpiezas Villar ya no aprieta, ahora lo hace ISS y sigue en la misma línea con la connivencia de Petronor, que sabe que es imposible mantener la calidad del servicio con menos personal. Esta situación, que era puntual para superar un periodo desfavorable, se ha convertido en provisional para siempre y solo cambiará si, como hacen las kellys, decidimos que hay que defender los derechos para que nos respeten.

Otro aspecto en el que hay similitudes con las camareras de piso es en las enfermedades profesionales no reconocidas, que son una de las razones por las que se da un alto índice de absentismo. Ya se ha reconocido un caso en Petronor, pero hasta la fecha nos consta que se siguen utilizando productos irritantes, así como que las evaluaciones de riesgos no reconocen muchos de los riesgos posibles que se pueden dar en el trabajo de limpieza en un entorno como el de PETRONOR.

Por fin se ha creado un Comité de Salud y Seguridad para las empresas contratistas de Petronor, quizá desde ahí consigamos avanzar. También en 2019 ha caducado el pacto de estabilidad que recoge unos pluses de parada que no cubren el incremento de trabajo que nos genera en estos periodos a todo nuestro colectivo. Es el momento de poner todas estas cuestiones sobre la mesa y organizarnos para conseguir soluciones 

































lunes, 27 de enero de 2020

La lucha siempre da resultados



Desde el cuatro de septiembre nuestra sección sindical ha estado reclamando al comité la convocatoria de una asamblea de fábrica para valorar el seguimiento de los acuerdos del 11 de julio.  Esta se realizó finalmente el 28 de noviembre. Hay varias cuestiones que queremos destacar del proceso seguido hasta la fecha.

Contra todo pronóstico, en la reunión previa a la realización de la asamblea se consigue una postura unitaria. Todos los grupos sindicales proponemos la convocatoria de una huelga, como modo de presión para que la dirección deje de tomarnos el pelo en relación al cumplimiento de los acuerdos de julio, además de exigir la contratación de las 75 personas que se había comprometido a formar. En la asamblea se definen los puntos a conseguir, limitando el plazo de convocatoria de la huelga a la segunda quincena de enero.

El viernes 17 de enero, con la huelga registrada a partir del día 24 a las 13 horas, la dirección nos comunica que acepta todos los puntos aprobados. En esta misma reunión trasladamos que es necesario profundizar y desarrollar la aplicación de los puntos. Asimismo, desde TU se plantea que, antes de llegar a cualquier acuerdo, es necesario recuperar la credibilidad con la plantilla y con el comité.

Para ello proponemos el cumplimiento radical de las actas de reducción de jornada y formación, además de llevar la contratación de las 75 personas, ya aceptada, al índice de cobertura, de tal manera que pasen a formar parte de la estructura comprometida.

En este contexto, la dirección, en vez de profundizar en el desarrollo de nuestras propuestas y centrarse en llegar a acuerdos en cuanto al cumplimiento de actas, promueve una campaña de descrédito hacia el comité, por medio de las jefaturas de departamento y algunas otras personas fuera de convenio.

Finalmente, el jueves 23 nos convoca para buscar puntos de encuentro ante el inminente inicio de la huelga. En esta reunión se definen posturas. El viernes 24 seguimos negociando hasta que, ya iniciada la huelga, la dirección atendiendo a nuestras reclamaciones presenta una propuesta que las recoge. Ante esta situación UGT y CCOO consideran la posibilidad de desconvocar la huelga como comité, mientras ELA valora como insuficiente la propuesta de la dirección.

Desde TU planteamos que la desconvocatoria de la huelga solo puede venir por la aprobación en la asamblea, que está convocada, y activa en la portería principal, desde las 13 horas para el seguimiento de los servicios mínimos y acciones a tomar. Además, consideramos innecesaria la pérdida de salario de las personas que no eran servicios mínimos estando la oferta concretada y pareciendo aceptable. El resultado de esta votación es de 150 a favor frente a 134 en contra.

También en la votación se planteó convocar una nueva asamblea, que será el día 6 de febrero, para valorar y decidir si se acepta la propuesta de acuerdo o si se continúa con medidas de presión, definiendo los objetivos de estas.

En TU pensamos que es momento de recoger los frutos de nuestra presión. Con en este proceso se demuestra que la lucha siempre da resultados. Ahora es importante salir de esta situación con la unidad necesaria para afrontar los próximos retos en la mejor condición posible. Para ello entendemos que la mejor manera es tomar la decisión en la asamblea convocada para ello en tiempo y forma.








martes, 21 de enero de 2020

PETRONORREKO LANGILE BATZORDEAK GREBA AURREABISATU DU ORDU EXTRAK MURRIZTEKO ETA EGUTEGIAK ERRESPETATZEKO




Petronorreko Langile Batzordeak greba aurreabisatu du Urtarrilak 24ko 13htatik Urtarrilak 27ko goizeko 6hak arte, zuzendaritzak pasadan uztailean adostutako akordioak ez betetzeagatik.  

Akordio horiek ordu extrak murrizteko, egutegia errespetatzeko eta langileak kontziliaziorako eskubideak jasotzen ditu. Orain arte akordioko puntu batzuk ez betetzea suposatu du jardunaldien luzatzea ez murriztea.  

Langilegoaren haserreak ez betetze honengatik, eraman zuen pasadan azaroak 28an asanbladan greba egitea onartzea.  

2019garren urtean Petronorren 67.865 ordu extra egin dira. Gainera zenbaki honetan ez daude kontutan hartuta hitzarmenetik kanpo dauden langileenak.  

Zuzendaritzak muzin egiten dio dauzkan errekurtsoak erabiltzeari ordu extrak murrizteko, atsedenaldia eta kontziliazioa bermatuz. Gainera hutsik geratzen diren lanpostuak ez ditu betetzen, ezta 10 egunetik goragoko absentziak, adostu zen bezala. 

Greba hauekin batera langilegoa enpresaren aurrean konzentratuko da egoera salatzeko, eta baita zuzendaritzak azken grebaldietan zerbitzu minimoei buruz egiten ari den gehiegikeriak salatzeko ere.





EL COMITÉ DE PETRONOR CONVOCA HUELGA POR LA REDUCCIÓN DE LAS HORAS EXTRAORDINARIAS Y EL RESPETO DE LOS CALENDARIOS.


Ante el incumplimiento, por parte de la dirección, de los acuerdos alcanzados el pasado mes de Julio, el Comité de Petronor ha registrado un periodo de huelga, desde las 13.00 h del 24 de enero hasta las 06.00h del 27 de enero.
 
Los citados acuerdos incluían una serie de medidas para reducir las horas extraordinarias, respetar los calendarios y el derecho de conciliación de la plantilla. Durante este periodo se han producido incumplimientos en varios de sus puntos que han impedido, entre otras cosas la reducción efectiva de las prolongaciones de jornada.
 
El malestar de la plantilla por estos incumplimientos llevó a la convocatoria de una asamblea, el pasado 28 de noviembre, en la que se decidió realizar un periodo de huelga en caso de no alcanzar un nuevo acuerdo.
 
Durante el año 2019 se han realizado 67.865 horas extraordinarias, y en este cómputo no están incluidas las realizadas por las personas excluidas de convenio.
 
La Dirección continua sin utilizar todos los recursos disponibles para disminuirlas y favorecer los descansos y conciliación entre la plantilla, además de no cubrir todos los puestos vacantes y las ausencias de más de diez días, tal como se acordó.
 
Este periodo de huelga estará acompañado por una concentración de la plantilla a la entrada de las instalaciones con el fin de denunciar la situación y de evitar el abuso en la aplicación de los servicios mínimos que viene realizando la dirección en las últimas convocatorias.

Solidaridad con los y las trabajadoras de IQOXE en Tarragona



Publicamos aquí la nota sobre el accidente de Tarragona que hemos consensuado en el comité para enviar a la prensa. Este accidente, que no es el primero grave de este año en ese enclave petroquímico, tiene especial trascendencia por su dimensión mediática y proporción. Inevitablemente nos hace pensar en la gran responsabilidad que asumimos cada día al trabajar en esta industria, tanto para volver a casa con toda la salud como para cuidar la de la vecindad y el medio ambiente.




Tras el gravísimo accidente ocurrido en TARRAGONA, el comité de empresa de PETRONOR quiere expresar su solidaridad con toda la plantilla de la empresa IQOXE, así como trasladar las condolencias a las familias de los fallecidos, y desear la mejor recuperación de las personas heridas.

No hemos de olvidar que PETRONOR es una empresa del sector petroquímico y que solamente gracias a un estricto cumplimiento de las normas de seguridad y la formación constante podemos mantener bajo control los riesgos implícitos de nuestra actividad.

Para que nuestras instalaciones continúen siendo seguras también se ha de tener en cuenta que los medios materiales, la formación y entrenamiento de la plantilla han de mantenerse actualizados, especialmente entre quienes trabajan en contacto con hornos, reactores, tanques y equipos de campo, directa o indirectamente.

Los trabajadores y trabajadoras, además de tener buena formación, entrenamiento y de contar con los mejores medios de seguridad, debemos realizar las tareas propias de nuestros puestos de trabajo y estar en alerta.  Para ello, debemos evitar por todos los medios que, por falta de personal, se prolonguen las jornadas de trabajo más allá de las ocho horas.

Esta es una de las prioridades de este Comité de Empresa, y es caballo de batalla contra los intereses de la dirección en su afán de ahorro de costes de personal. Es por ello que exigimos que se mejore la cobertura, para que las jornadas de doce y dieciséis horas de trabajo se reduzcan en la mayor medida de lo posible en PETRONOR.

jueves, 9 de enero de 2020

Vulneración del derecho de huelga en Petronor


La Inspección de Trabajo ha emitido un informe sobre la situación que se dio en la huelga realizada entre el 21 y 24 de junio de 2019. Según reconoce la inspectora se produjo una sustitución interna de trabajadores huelguistas al realizar los jefes de turno labores que, en situación normal, son responsabilidad de operadores y jefes de área.

Concretamente se trata  de la firma y comprobación de los permisos de trabajo que permitieron mantener la actividad de las empresas contratistas en la zona de Paradas, dejando inactiva parte de la presión ejercida por los y las huelguistas.

También recoge el informe que, ni el empresario puede imponer a los trabajadores no huelguistas la realización de tareas que corresponden a los que secundaron la convocatoria, ni los trabajadores que libremente decidieron no secundarla pueden sustituir el trabajo de sus compañeros.

Finalmente considera la conducta empresarial como vulneradora del ejercicio del derecho de huelga de los y las trabajadoras, por lo que inicia el procedimiento sancionador frente a la dirección.

Desde el Comité se reconoce la actitud y el ejemplo de los compañeros y compañeras que se plantaron en su derecho a la huelga, realizando exclusivamente las funciones recogidas para sus puestos en los Servicios Mínimos y poniendo la situación en conocimiento del comité de huelga.

Esperamos que esta resolución sirva para que la dirección respete los servicios mínimos y no intente vaciar de contenido el derecho de huelga en la próxima convocatoria, prevista para los días 24, 25, 26 y 27 de enero, tal y como ha venido haciendo en las últimas ocasiones. 



lunes, 19 de agosto de 2019

Cambios en el tratamiento de los accidentes

Reproducimos aquí la nota publicada por el Comité de Empresa.


Desde hace un tiempo venimos observando cambios en la gestión de los accidentes, tanto a nivel burocrático como en el tratamiento que se da a las personas accidentadas. El año pasado de 12 accidentes con baja 11 fueron recalificados a posteriori. Este año, de 11 accidentes con baja a la fecha 10 han sido recalificados, aunque la dirección solo computa 8 accidentes en sus estadísticas pues el resto los considera “fuera del control de Repsol”.

Este concepto de “fuera del control de Repsol” es una argucia administrativa que sirve para maquillar estadísticas. Se aplica a los accidentes en los que consideran que no pueden tomar medidas para evitarlos. También sirve para que dentro del grupo haya centros de trabajo con cero accidentes. Lo cual se trata como si fuera una competición en la que en Petronor salimos perdiendo por tener un índice mayor, cuando realmente lo que ocurre es que aquí hacemos un seguimiento más estricto y generamos más informes para mejorar la seguridad.

Por otra parte entre estas directrices que llegan desde el grupo Repsol está la de intentar que una vez producido el accidente este no llegue a considerarse con “pérdida de días”. Para ello se propone el trabajo alternativo o se envía a casa a la persona accidentada, evitando que inicie el proceso de ILT por accidente.

En los últimos casos investigados estamos viendo como aumenta la proporción de ocasiones en que la baja se da desde la mutua días después de ocurrir el accidente. Esto quiere decir que a veces se retorna al puesto de trabajo sin estar en condiciones óptimas para reanudar la actividad. Cuando se dé esta situación debéis de comunicar al personal de Salud Laboral este aspecto. Y en su caso al Comité.

Estas consecuencias de la política de cero accidentes nos parecen inaceptables. Afectan directamente a la salud de las personas y a la seguridad del proceso, al mantener en su puestos a personas que no están en perfectas condiciones, como se confirma después al obtener la baja de accidente. La situación como decimos no es nueva, la venimos denunciando en el Comité de Seguridad desde hace tiempo y en junio de 2018 ya sacamos una nota informativa tratando este tema.

A la vista de esta situación también nos preocupa enormemente lo que puede ocurrir en el colectivo de contratistas, en el que no tenemos un control directo, y que a la fecha tiene computados 4 accidentes con baja. Es decir la mitad que el colectivo de Petronor, cuando este año se han realizado dos paradas y son estas empresas las que realizan la mayoría de los trabajos.

martes, 16 de julio de 2019

La asamblea como principio sindical y la huelga como herramienta de mejora.




Desde la convocatoria de la asamblea de fábrica del pasado 6 de junio se ha dado un proceso intenso y fructífero para cambiar la tendencia del malestar entre toda la plantilla. En este tiempo, tres asambleas y un periodo de huelga tras siete años sin realizar ninguna, han servido para retomar el camino de la lucha como única opción si queremos que la dirección nos respete y tenga en cuenta que la asamblea es soberana en la refinería.

Este proceso nos deja un acuerdo que pone las soluciones posibles en lo inmediato y recoge, cara al medio plazo, los siguientes acuerdos: aumenta la estructura de Producción en dos personas; incluye el criterio de que esta estructura estará siempre dando cobertura al turno; la formación de 75 personas antes del fin de 2020; la supresión del criterio de no dar permisos en las secuencias de parada y arranque; el compromiso de cubrir las ausencias de más de diez días entre el resto de colectivos (jornada de día y otros calendarios); la recuperación de dos personas que no se contrataron tras el último OPQ.

Este cambio de tendencia esperamos sea un punto de inflexión que sirva para iniciar el camino de la eliminación de las horas extras, del reconocimiento efectivo de los derechos de conciliación y al descanso de toda la plantilla. Cabe decir que este recorrido, al igual que el realizado para llegar a la situación de hartazgo que sufrimos, va a ser largo. También nos parece necesario poner de relieve algunas cuestiones que van a ser clave para el futuro de todo el colectivo.

En concreto, dentro del proceso iniciado el 6 de junio, hay un hecho que se puede calificar de insólito. Éste es el resultado de la asamblea del 20 de junio, en la que todo el comité consideramos válido para desconvocar las movilizaciones el texto consensuado con la dirección. Sin embargo, el resultado de esa asamblea es opuesto a esta postura, solicitando desde el colectivo a turnos que se complete la formación en el menor tiempo posible, pues los dos años y medio propuestos parecen excesivos.

La conclusión que sacamos de aquí es que se refuerza la asamblea como lugar de discusión y método de decisión, aunque haya que mejorar las formas, pues sirve para llegar a los mejores acuerdos posibles. Hay quien considera que esta situación desautoriza al comité. Desde nuestro punto de vista le refuerza para exigir lo que las personas afectadas reclaman. Además, obliga a la representación del comité a esforzarse en mejorar y a la dirección a negociar con un ente que no puede controlar.

Otro aspecto a resaltar es la gestión del periodo de huelga. Es inaceptable el abuso de la dirección a la hora de aplicar los servicios mínimos. Con su actitud de producir en nombre del abastecimiento se vacía de contenido el derecho de huelga. Es decir, podemos hacer huelga pero no sirve para nada, pues no afecta, excepto en esta ocasión por el retraso de la parada, a la producción. Para esto proponemos que la próxima convocatoria de huelga se plantee como una huelga activa hasta que la dirección acepte mantener la instalación a mínima carga operativa y a tanque malo, o en su caso inicie el paro de las unidades de manera efectiva en el periodo más corto posible.

Si la dirección no aplica este criterio, proponemos una asamblea permanente en la que participe toda la plantilla. En ella se quedarán también las trabajadoras y trabajadores que salen del turno, sin volver a su casa a descansar.  A la vez hace falta una adecuada gestión mediática, y no cejar hasta conseguir que la privación del sueldo sea proporcional a la pérdida de producción de la empresa. Sin esta relación habremos perdido una herramienta fundamental para el mantenimiento y mejora de nuestras condiciones  de trabajo.